Silos

Para quienes se fijan en ellos, su presencia genera inquietudes. ¿Por qué están allí? ¿Para qué sirven? ¿Tendrán algún uso? Podrían ser el escenario perfecto para la filmación del video musical de un músico “urbano contemporáneo”: láminas metálicas acopladas unas con otras, sobreponiéndose con su robustez y contundencia a la altiplanicie y al tiempo. Claro está, el paso de los años ha dejado sus huellas y el óxido ha otorgado nuevos tonos a las superficies. Además, algunos nuevos y anónimos visitantes han impreso sus propias marcas con grafitis coloridos y otros dibujos de formas a veces indescifrables, pero que ciertamente contribuyen a esa atmósfera enigmática. Para el Quijote serían monstruos colosales, para la ciudad actual son testimonios de propósitos de industrialización, de búsqueda de “progreso”, de mutación constante. Su función original ya no se cumple más. Los granos ancestrales en su estado natural o los alimentos sometidos a dispendiosos procesos han dejado de ser resguardados allí para dar paso a todos los interrogantes causados por su presencia.


 

  • ico historia bn 01
  • ico patrimonio bn 01
  • ico actividad bn 01
  • ico sabermas bn 01
  • ico tour bn 01

Valor patrimonial

Exponentes de la industrialización registrada en Boyacá durante la década de los cincuenta del siglo XX, hicieron parte de un ambicioso programa del gobierno nacional que buscaba dotar a las regiones de infraestructuras modernas, destinadas a impulsar la productividad de distintos sectores económicos y posicionar a Colombia como un país en progreso.

A su vez, la aparición de estas estructuras constituye un hecho clave para Tunja, pues con su inauguración en 1955 se empezó a configurar la zona industrial del norte, antes de que este carácter fuera determinado para esa área urbana por parte del planeamiento oficial en 1958. Así, la fisonomía del tejido urbano varió con su introducción, primero porque su contundencia y gran tamaño sobresalen estéticamente, y segundo por la conformación de ejes de crecimiento asociados a ellos, donde se instalaron viviendas obreras y redes de servicios básicos para quienes ingresaron a la fuerza laboral.

Desde su comienzo se emplearon para la conservación y el almacenamiento de granos, con lo cual, si bien insinuaron transformaciones en ciertas prácticas tradicionales de producción agraria, se convirtieron en un patrimonio para las actividades realizadas por el campesinado boyacense. Alrededor del año 2010 dejaron de operar con estos fines y su inutilización ha dado pie a disímiles especulaciones sobre su futuro, desde su desmonte hasta la asignación de nuevos usos como espacio lúdico o educativo.

En términos arquitectónicos, su volumetría sencilla deja ver abiertamente los materiales (principalmente láminas metálicas) con que fueron hechos. Como edificio no busca tener más que lo estrictamente requerido para cumplir su misión original de albergar productos agrícolas, un uso frecuente a lo largo de la historia, pues se trata de una forma apropiada y simple de almacenar granos y harinas. Es un claro ejemplo de la aplicación de la máxima “la forma sigue a la función”. Este principio, característico de la arquitectura moderna y contemporánea, enfatiza en la sencillez formal, la ausencia de ornamento y la unidad entre la estructura y su utilización. No hay disfraces, ostentaciones o apariencias de lo que no es.

Los Silos constituyen un objeto patrimonial: cuentan historias sobre el proceso de modernización de Tunja en el siglo XX, jugaron un papel relevante en la configuración morfológica de la ciudad y modificaron su paisaje urbano. En distintos lugares del planeta, intervenciones de este tipo de conjuntos están adquiriendo validez y reconocimiento en consonancia con una premisa medioambiental: es mejor reusar que botar a la basura (en este caso, demoler las edificaciones). Son múltiples los ejemplos sobre las posibilidades brindadas por el patrimonio industrial para albergar nuevos usos y generar, desde su propia arqueología, reflexiones de valor para la memoria colectiva. Por ende, merecen ser reconocidos, preservados y resignificados como señal territorial de identidad.

patern aply light

btn formulario

Deja tus comentarios

Enviar un comentario como invitado

0
terminos y condiciones.

Comentarios

  • No se han encontrado comentarios

ico 01

 

ico 02

ico 03

ico 04

ico 05

ico 06

ico 07

ico 08

CON EL APOYO DE:
Red de Museos de Boyacá
Red de Museos de Tunja
Fundación Escuela Taller de Boyacá