Casas Rurales

Por siglos, Tunja permaneció como dormida. En realidad, siempre algo la vitalizó, ya fuera la vida marcada por la religión católica en la Colonia, su papel protagónico en la Independencia o los cambios cuando paulatinamente vivió su transición hacia los tiempos modernos. El letargo del que se habla se refiere a su tamaño. Hasta los comienzos del siglo XX su extensión fue casi la misma y sus límites no llegaban mucho más allá del actual centro histórico. Algunas haciendas y otras viviendas más modestas aparecían en sus alrededores, en lugares retirados, campestres. Pero después de esos primeros años de los 1900 la ciudad creció y unas cuantas de aquellas distantes construcciones fueron alcanzadas por la expansión. Estas son las casas “rurbanas”, las rurales que se hicieron parte de lo urbano, no siempre de forma afortunada. No todas pasaron por esa transformación, pero tienen características que recuerdan la casita del campo, los animales, el olor a tierra y las manos que la labran.

El grupo de investigación NO-DOS de la Universidad de Boyacá ha identificado varias de éstas, pero queremos desarrollar un trabajo colaborativo con nuestros visitantes, ya que consideramos que en varios hogares, principalmente tunjanos, se encuentra un archivo fotográfico u otro tipo de registro, que resultan vitales para éste esfuerzo por el reconocimiento del Patrimonio Urbano Difuso de la ciudad de Tunja.


  • ico historia bn 01
  • ico patrimonio bn 01
  • ico actividad 40 01
  • ico sabermas 40 01
  • ico tour 40 01

Para saber más

Conexión con otros elementos

Con el crecimiento y las transformaciones de Tunja, otros elementos y actividades, antes esencialmente rurales, se han integrado a la vida urbana. Tal es el caso de la preparación y venta de platos con cerdo en los restaurantes del barrio Libertador, tradición con pasado y orígenes veredales que conserva y reproduce en buena medida las características con que se practicaban en el campo. Igualmente, la fuente Chiquita era un destino campestre para los tunjanos y pobladores de municipios próximos. Cuando allí se construyeron los lavaderos, el lavado de ropa se convirtió en un oficio frecuente, en una costumbre para muchos habitantes de la ciudad, quienes iban hasta el lugar para realizar la faena al aire libre. En la segunda mitad del siglo XX nuevos barrios llegaron hasta la Fuente y el antiguo manantial se convirtió en un punto de encuentro donde los residentes de esos asentamientos prosiguieron con la práctica del lavado casi hasta el final del siglo, cuando dejó de realizarse.
No todas las casa rurales que son alcanzadas por la expansión urbana terminan perdidas, olvidadas o arruinadas. Hay casos sobresalientes de integración y reutilización de esas construcciones, tal como ocurre en el ecomuseo urbano de la ciudad italiana de Torino. Allí, una antigua vivienda del campo fue paulatinamente rodeada por urbanizaciones hasta quedar dentro de un barrio periférico. Se decidió entonces restaurarla, ampliarla y habilitarla como restaurante, biblioteca y salón de actos. Hoy es visitada y admirada por turistas, pero en especial, sus nuevos servicios son disfrutados y aprovechados por los propios pobladores.

Deja tus comentarios

Enviar un comentario como invitado

0
terminos y condiciones.

Comentarios

  • No se han encontrado comentarios

ico 01

 

ico 02

ico 03

ico 04

ico 05

ico 06

ico 07

ico 08

CON EL APOYO DE:
Red de Museos de Boyacá
Red de Museos de Tunja
Fundación Escuela Taller de Boyacá